San Andrés Apóstol

Martrirologio Romano: Fiesta de san Andrés, apóstol, natural de Betsaida, hermano de Pedro y pescador como él. Fue el primero de los discípulos de Juan el Bautista a quien llamó el Señor Jesús junto al Jordán y que le siguió, trayendo consigo a su hermano. La tradición dice que, después de Pentecostés, predicó el Evangelio en la región de Acaya, en Grecia, y que fue crucificado en Patrás. La Iglesia de Constantinopla lo venera como muy insigne patrono.

Breve Biografía

Andrés era hermano de Simón Pedro y como él pescador en Cafarnaúm, a donde ambos habían llegado de su natal Betsaida. Como lo demuestran las profesiones que ejercían los doce apóstoles, Jesús dio la preferencia a los pescadores, aunque dentro del colegio apostólico están representados los agricultores con Santiago el Menor y su hermano Judas Tadeo, y los comerciantes con la presencia de Mateo. De los doce, el primero en ser sacado de las faenas de la pesca en el lago de Tiberíades para ser honrado con el titulo de “pescador de hombres” fue precisamente Andrés, junto con Juan.

Los dos primeros discípulos ya habían respondido al llamamiento del Bautista, cuya incisiva predicación los había sacado de su pacífica vida cotidiana para prepararse a la inminente venida del Mesías. Cuando el austero profeta se lo señaló, Andrés y Juan se acercaron a Jesús y con sencillez se limitaron a preguntarle: “Maestro, ¿dónde habitas?”, signo evidente de que en su corazón ya habían hecho su elección.

Andrés fue también el primero que reclutó nuevos discípulos para el Maestro: “Andrés encontró primero a su hermano Simón y le dijo: Hemos encontrado al Mesías. Y lo llevó a Jesús”. Por esto Andrés ocupa un puesto eminente en la lista de los apóstoles: los evangelistas Mateo y Lucas lo colocan en el segundo lugar después de Pedro.
Además del llamamiento, el Evangelio habla del Apóstol Andrés otras tres veces: en la multiplicación de los panes, cuando presenta al muchacho con unos panes y unos peces; cuando se hace intermediario de los forasteros que han ido a Jerusalén y desean ser presentados a Jesús; y cuando con su pregunta hace que Jesús profetice la destrucción de Jerusalén.

Del Evangelio según san Mateo 4, 18-22

Ellos inmediatamente, dejando las redes, lo siguieron.

Una vez que Jesús caminaba por la ribera del mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado después Pedro, y Andrés, los cuales estaban echando las redes al mar, porque eran pescadores.

Jesús les dijo: “Síganme y los haré pescadores de hombres”. Ellos inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Pasando más adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que estaban con su padre en la barca, remendando las redes, y los llamó también. Ellos, dejando en seguida la barca y a su padre, lo siguieron. Palabra del Señor.

Disponibilidad para aceptar la llamada

Verdad: La Palabra de Dios ha sido presentada al mundo como mensaje de vida, esperanza y salvación a través de sus mensajeros, así que no hay excusas para no acercarse a ella, conocerla y hacerla parte de nuestra vida. ¿Quién es esa Palabra? El Verbo encarnado, Jesucristo, que sufrió y murió por nuestros pecados y que fue resucitado de entre los muertos por el poder de Dios, para que todo aquel que crea en Él y lo reconozca como su Señor con los labios y con el corazón alcance la salvación. Aquí hay para nosotros, los cristianos, una doble responsabilidad: acoger con fe y creer la Palabra de Dios, que es Palabra de salvación, y darla a conocer al mundo.

El encuentro con Jesús cambia los planes y proyectos personales y grupales, porque implica renunciar a todo lo viejo para darle un nuevo giro. Ya nada puede ser igual en la vida cuando nos encontramos con Jesús y lo dejamos entrar en nuestro corazón. Así les pasa a los primeros discípulos que, al primer llamado del Señor, dejan su antiguo oficio, a su familia, sus seguridades, todo, para embarcarse en la grandiosa aventura de seguir al Maestro y aceptar el reto de ser “pescadores de hombres”. Es decir, mensajeros de su Palabra, proclamadores del Reino de Dios. Es un gran compromiso, sin duda, pero mayor es la alegría que nos espera.

Camino: ¿Estamos en la capacidad de escuchar el llamado del Señor, dejar todo aquello que no nos permite responderlo, y seguirlo con total disponibilidad?

Vida: Señor Jesús, quiero ser tu discípulo y colaborar con tu proyecto de amor; dame un corazón disponible y generoso para aceptar tu llamada de anunciar el Reino. Amén.

Asamblea Diocesana para la misión Evangelizadora 2018

Durante los días 13,14,15 y 16 de Noviembre se realiza en Magangué la Asamblea Diocesana para la Misión Evangelizadora 2018. En esta ocasión se busca presentar el itinerario del jubileo diocesano del año 2019, revisar y evaluar el año pastoral 2018 y programar el año 2019, con el fin de celebrar con gozo el jubileo de los cincuenta años de la Diócesis.

Pastoralmente Participan el señor obispo Monseñor Ariel Lascarro Tapia, los sacerdotes y laicos pertenecientes a las  siete comunidades vicariales como  pastoralmente esta organizada la Diócesis de Magangué.

En una carta enviada el pasado 11 de octubre Mons. Ariel Lascarro Tapia dirigida a los sacerdotes de la Diócesis, hace la invitación a la Asamblea Diocesana para la Misión Evangelizadora 2018  y programación del 2019.

Descarga Carta invitación a la Asamblea:

Dentro de los objetivos específicos de la Asamblea encontramos:

  1. Celebrar la Asamblea diocesana en un ambiente de comunión y participación, para construir juntos la Iglesia diocesana que queremos.
  2. Tener un encuentro personal con Jesucristo vivo, por medio del compartir, como Iglesia particular que con otra su caminar misionero en la Palabra de Dio, en los sacramentos, en la comunidad, especialmente con los más pobres.
  3. conocer, estudiar y preparar el itinerario bíblico, para fortalecer la vida de las pequeñas comunidades.
  4. Evaluar las actividades realizadas durante el año 2018 a nivel diocesano, vicarial y parroquial.
  5. Programar las actividades a realizar Durante el año 2019 a nivel diocesano, vicarial y parroquial.